Riesgos psicosociales y estrés en el trabajo

Por Deborah Crepaldi: 

Los riesgos psicosociales y el estrés relacionado con el trabajo son de las cuestiones que plantean mayores desafíos en materia de seguridad y salud en el trabajo. Tienen un impacto significativo en la salud de las personas, las organizaciones y las economías nacionales.

Cerca de la mitad de los trabajadores consideran el estrés una situación común en el lugar de trabajo, que contribuye a cerca del 50% de los días de trabajo perdidos. Al igual que muchas otras cuestiones relacionadas con la salud mental, el estrés es a menudo objeto de incomprensión y estigmatización. Sin embargo, si se abordan como problema organizacional y no fallo individual, los riesgos psicosociales y el estrés pueden ser controlados de la misma manera que cualquier otro riesgo de salud y seguridad en el lugar de trabajo.

¿Qué son los riesgos psicosociales y el estrés?

Los riesgos psicosociales se derivan de deficiencias en la concepción, organización y gestión del trabajo, así como de un contexto social de trabajo problemático, pudiendo tener efectos negativos a nivel psicológico, físico y social tales como estrés relacionado con el trabajo, el agotamiento o la depresión. Algunos ejemplos de condiciones de trabajo conducentes a riesgos psicosociales:

  • Cargas de trabajo excesivas;
  • Exigencias contradictorias y falta de claridad en la definición de las funciones;
  • Falta de participación en la toma de decisiones que afectan al trabajador y falta de control sobre la forma en que ejecuta el trabajo;
  • Mala gestión de cambios organizacionales, inseguridad laboral;
  • Comunicación ineficaz, falta de apoyo por parte de jefes y colegas;
  • Acoso psicológico o sexual, violencia de terceros.

Al considerar las solicitudes profesionales, es importante no confundir riesgos psicosociales como la carga de trabajo excesiva con las condiciones, aunque estimulantes ya veces desafiantes, de un ambiente de trabajo constructivo en el que los trabajadores están bien preparados y motivados para dar su mejor. Un ambiente psicosocial positivo promueve el buen desempeño y el desarrollo personal, así como el bienestar mental y físico de los trabajadores.

Los trabajadores sienten estrés cuando las exigencias de su trabajo son excesivas, superando su capacidad. Además de problemas de salud mental, los trabajadores afectados por estrés prolongado pueden terminar desarrollando graves problemas de salud física, como enfermedades cardiovasculares o lesiones músculoesqueléticas.

Para la organización, los efectos negativos incluyen un débil desempeño general de la empresa, aumento del absentismo, y aumento de las tasas de accidentes y lesiones. Los períodos de absentismo tienden a ser más largos que los derivados de otras causas y el estrés relacionado con el trabajo puede contribuir a un aumento de la tasa de jubilación anticipada. Los costes estimados para las empresas y para la sociedad son significativos.

¿Cuál es la dimensión del problema?

En un análisis de opinión realizado cerca de la mitad de los trabajadores considera común el estrés laboral en su lugar de trabajo. Las causas más mencionadas para el estrés relacionado con el trabajo son la reorganización o la inseguridad laboral, las jornadas largas o la carga de trabajo excesiva, así como el acoso y la violencia en el trabajo.

Considerando que un enfoque preventivo, integrado y sistemático de la gestión de los riesgos psicosociales será el más eficaz. Los riesgos psicosociales son más complejos y difíciles de comprender que los riesgos “habituales” de salud y seguridad en el trabajo. Es necesario sensibilizar y crear herramientas sencillas y prácticas que faciliten la gestión más segura del trabajo.

¿Cómo prevenir los riesgos psicosociales?

Con el enfoque correcto, los riesgos psicosociales y el estrés relacionado con el trabajo pueden ser prevenidos con éxito, independientemente del tamaño o tipo de empresa. En este sentido, pueden tratarse de la misma forma lógica y sistemática que otros riesgos de salud y seguridad en el lugar de trabajo.

La gestión del estrés constituye no sólo una obligación moral y una buena inversión para los empleadores, sino también un imperativo legal establecido. Aunque los empresarios tienen la responsabilidad legal de garantizar la evaluación y el control adecuados de los riesgos en el lugar de trabajo, es esencial garantizar también la participación de los trabajadores. Los trabajadores y los representantes de los representantes tienen una mejor percepción de los problemas que pueden ocurrir en el lugar de trabajo. Su participación garantizará que las medidas aplicadas sean adecuadas y eficaces.

Por lo tanto, el estrés en el trabajo podría definirse como el conjunto de reacciones emocionales, cognitivas, fisiológicas y del comportamiento a ciertos aspectos adversos o nocivos del contenido, de la organización o del ambiente de trabajo. Es un estado caracterizado por altos niveles de excitación y de angustia, con la frecuente sensación de no poder hacer frente a alguna situación.

Los equipos brillantes están formados por personas especiales que, en general, se moleta unas con otras. Pero, con ayuda de un buen líder y una buena gestión encuentran la forma de ser ellas mismas y al mismo tiempo consagrarse como equipo.
No dejan que la irritabilidad, estrés, la monotonía forman parte de sus días en el trabajo. Los problemas psicológicos causados en el ambiente de trabajo también son responsabilidad de la empresa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *