Gran paso a la virtualización de la educación

Por: Italo Felix Dill´Erva

Como es de conocimiento público, nuestro país aproximadamente hace un mes entro en aislamiento social obligatorio, debido a la pandemia mundial del Covid-19; a raíz de ello, se ha tenido que suspender las clases presenciales en las instituciones educativas públicas y privadas de todo el país tanto en la modalidad de educación básica como de educación superior.   

Por esa razón, el gobierno peruano promulgo el Decreto Legislativo N° 1465, para establecer medidas que garanticen la continuidad del servicio educativo en el marco de la emergencia sanitaria por el Covid-19, el objetivo de esta norma legal es que las instituciones puedan continuar con la prestación de los servicios educativos de manera no presencial o remota.

Por ello, el gobierno ha destinado S/ 650,000’000.00 para financiar la adquisición de dispositivos informáticos y/o electrónicos (tablet) para docentes y estudiantes de la educación básica regular que están debidamente focalizados en las zonas rurales del país como en las zonas de extrema pobreza y pobreza del área urbana.La misma situación se presenta para la educación superior, pero en este ámbito la inversión para la adquisición de estos recursos es de S/ 31,000’00.00; en ambos casos, debe de ir incluido el servicio de internet para un mejor aprendizaje electrónico y una mayor cobertura a los contenidos académicos que ofrecen las redes informáticas.

No cabe duda, que el gobierno a través de estas medidas busca la modernización de la educación pasando de una educación presencial a una virtual o remota, llamada por algunos doctrinarios la educación del futuro. Esta crisis sanitaria ha abierto el nuevo panorama mundial de la educación y ha presentado al mundo nuevas alternativas para educarse. No obstante, ya estaba dentro de nuestro ecosistema social, la educación no presencial, pero en el Perú muy poco se utilizan las redes para educarse, el porcentaje de las personas que las utilizan de por si es muy bajo.

Los centennials y la generación alfa, son prácticamente nativos digitales y han nacido con las herramientas tecnológicas para afrontar las graves crisis y/o circunstancias que se puedan presentar en el mundo contemporáneo, para ellos la adaptación del aprendizaje electrónico le será muy fácil aplicando las metodologías ágiles que se están imponiendo día a día en el mercado.

Tal vez, lo que puedan tener problemas son aquellos profesores que no se encuentren familiarizados con este tipo de modalidad educativa; a ellos, tenemos que darles las herramientas necesarias para modernizarlos y alfabetizarlo digitalmente. Pero, no podemos generalizar, también están los maestros que son milleannials y otros que se capacitan continuamente, ellos conocen las competencias digitales de la educación virtual, está más bien será la gran prueba para migrar a un nuevo espacio o escenario de la educación del siglo XXI. 

El presidente de la República ya manifestó que no hay fecha para el reinicio del año escolar en modalidad presencial, ante este anuncio todo da entender que la educación no presencial o remota se mantendrá al menos el primer semestre del año; en ese contexto, el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) serán de importancia para la modernización del Estado y de la educación, así se estará cumpliendo parámetros que nos exige la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para que el país ingrese a su organismo dentro del proceso de vinculación que se viene trabajando.  

Cabe recordar, que la política 35 del Acuerdo Nacional, que hace referencia a la sociedad de la información y sociedad del conocimiento señala que el Estado debe de fomentar la modernización del Estado mediante el uso de las TIC con un enfoque descentralista, planificador e integral.

Finalmente, la tecnología en educación genera una serie de beneficios, como la virtualidad y/o digitalización de contenidos, interactividad, autoaprendizaje, estudios de casos, innovación, flexibilidad, entre otros factores que se ven beneficiados alumnos, profesores y administrativos. Las tendencias y desafíos de la tecnología educativa es una gama amplia de herramientas y competencias digitales, en donde no se puede tener el viejo paradigma de la resistencia al cambio, sino todo lo contrario tenemos que generar un cambio de cultura dentro de nuestras organizaciones y dentro de nuestra estructura y hábitos cotidianos. La pandemia llego, los cambios llegaron, y tenemos que adaptarnos para no quedarnos en un ‘status quo’ ineficiente, sin transparencia ni participación.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *