Contra corriente

Por: Víctor Caballero

La economía de nuestro país no tiene muchas aspiraciones de resurgimiento en la actual crisis sanitaria que atraviesa el mundo, en especial si hablamos de pobreza, ya que, según informes de la ONU, somos la sexta economía con pobreza multidimensional más alta en Latinoamérica.

Al respecto, existen pocos personajes que evidencien estos preocupantes datos, considerando la situación sanitaria en la que nos encontramos, hasta el año pasado en el país eran solo cuatro millones de peruanos quienes no salían de la pobreza, cifra equivalente al 12.4% de la población, que no puede costear ni salud, educación, entre otros.

Además, estos estándares tienen indicadores específicos como el acceso a agua potable, electricidad, vivienda o saneamiento, incrementando la situación de muchas más familias en el país, confirmando que solo en el 2019 más de 200 mil personas cayeron en pobreza.

Cabe recalcar, que se deberían de tomar medidas que ayuden a contrarrestar en paralelo el aumento de estas cifras. ¿Cuáles?, pues fomentando la inversión privada y la productividad, podemos incrementar la cantidad de empleo, también con la implementación de programas de activación rural, en el que se presenten diferentes proyectos para desarrollo colectivo que involucre a gran parte de los ciudadanos de zonas perjudicadas.

Así también, regulando las modificaciones de la Ley de Trabajo y planteando una reforma laboral que promueva el empleo en todos los niveles posibles para traer a la formalidad al 70% de la población, también con prácticas tributarias y jurídicas acordes al rubro donde se desempeñe cada ciudadano.

Tenemos un trabajo largo y complicado, pero debemos empezar a trabajar unidos y sin diferencias políticas, para llegar al Bicentenario de la mejor manera posible, por nosotros, por el Perú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *